Consejos para hacer un viaje largo como freelance.

Dentro de todas las ventajas de ser freelance –ser tu propio jefe o trabajar en pijama– trabajar desde cualquier lugar del mundo es la que más me gusta y fue la que me impulsó a migrar al neo-nomadismo. Hacía un par de años que trabajaba de forma independiente pero siempre en la ciudad de Buenos Aires. ¿Y si hago esto mismo mientras viajo? ¿Por qué no? Si es lo mismo.

Dos años después de haber salido de viaje puedo decir que NO es lo mismo. Hay muchas cosas que te van a potenciar pero también hay muchas otras que es bueno saber de antemano para estar un poco más preparado.

Arte: Abbey Lossing

Espero que este artículo les sirva para tomar decisiones con un poco más de información y con una mirada realista.

Sigue leyendo

Anuncios

Recursos para Freelancers

Recursos Freelance

En orden, listo algunos de los recursos más utilizados por los trabajadores freelance. Algunos son imprescindibles y otros complementarios, cada actividad es diferente y cada uno de nosotros únicos por lo tanto, ya lo decía Eisten, todo muy relativo y será cuestión de cada uno investigar y probar con cuales se sienten más cómodos o les es más útil.
Les listo los que conozco.

Sigue leyendo

Vida Freelance

Quién no ha escuchado la frase: estudia y busca un trabajo fijo. Cuanta sabiduría concentrada, cuanto conocimiento que trasciende a generaciones completas ¡Años de experiencia! Muchos de nuestros abuelos un día entraron a trabajar a una empresa, se casaron, tuvieron hijos y pasados 40 años se jubilaron en la misma empresa.
¡¿Décadas en la misma empresa?! Sí
¿Ciencia ficción?No, la vida real…De hace 20 años.
El trabajo fijo está muerto muchachos.  Acá lo que pesan son las ideas.

Antes de seguir leyendo te recomiendo mires este video.

Sigue leyendo

De Sedentario a Nómada.

Darse las vacunas (Hepatitis A, B, Tétanos, Fiebre Amarilla), contratar el seguro médico, buscar la tarjeta ISIC, tramitar y recibir en menos de 15 días una tarjeta de crédito internacional, entre un sinfín de cosas más.
Mientras hacíamos esto coordinábamos con los compradores de Mercado Libre la entrega de lo que se iba vendiendo: heladera, lavarropas, colchón, libros, todo. Nos decicimos de absolutamente todo, entregamos el departamento limpio y lo que no podíamos cargar en nuestras mochilas era canjeado por algunos pesos. Nuestra casa se convirtió en un local que sin ser a la calle, recibía más compradores que la boletería de un cine en pleno estreno. Las personas entraban y salían, los vecinos curiosos nos preguntaban si nos estábamos mudando en cuotas, otros nos miraban con sospecha, los más amables nos preguntaban cuales eran nuestros planes y luego nos deseaban suerte. Todo esto mientras seguíamos o intentábamos trabajar en casa. Fué una de las semanas menos productivas que tuvimos. Cuando vendimos el escritorio nos fuimos a trabajar a la cafetería de enfrente y algunos días íbamos a la casa de los padres de Gus.

Sigue leyendo