Consejos para hacer un viaje largo como freelance.

Dentro de todas las ventajas de ser freelance –ser tu propio jefe o trabajar en pijama– trabajar desde cualquier lugar del mundo es la que más me gusta y fue la que me impulsó a migrar al neo-nomadismo. Hacía un par de años que trabajaba de forma independiente pero siempre en la ciudad de Buenos Aires. ¿Y si hago esto mismo mientras viajo? ¿Por qué no? Si es lo mismo.

Dos años después de haber salido de viaje puedo decir que NO es lo mismo. Hay muchas cosas que te van a potenciar pero también hay muchas otras que es bueno saber de antemano para estar un poco más preparado.

Arte: Abbey Lossing

Espero que este artículo les sirva para tomar decisiones con un poco más de información y con una mirada realista.

Spoiler: Agregué al principio 3 preguntas que me hicieron varias veces durante el viaje personas que no trabajaban freelance y querían hacer un viaje largo. Si hace rato que trabajás de forma independiente en internet podés saltártelas.

 

¿Qué tengo que estudiar para ser freelance?

No hay algo que se estudie sino muchas cosas. Hoy muchas carreras tradicionales o profesiones no vinculadas a la era digital que encontraron su nicho en la red: Psicólogos que atienden por Skype, Contadores que envían balances por mail, Abuelas que enseñan a tejer desde su canal en YouTube, solo por mencionar algunas. Me dijeron una vez que por ser diseñadora era fácil para mí, pero la realidad es que hay plataformas para ofrecer variedad de servicios, productos o ideas en internet. Sólo hay que dar con la adecuada.

Puntualmente las plataformas de trabajo freelance acopian un abanico de profesionales y empresas que a su vez demandan sus propias necesidades de forma interdependiente. Así nos encontramos con diseñadores que necesitan un asistente administrativo, bloggers que necesitan un traductor de inglés, programadores que necesitan maquetadores y viceversa.  Yo muchas veces contrato otros profesionales que complementaban mi trabajo sobre todo cuando tengo que encarar un proyecto grande.

 

¿Cómo conseguís clientes, trabajos, proyectos?

Cada uno tiene su forma de llegarle a sus clientes y cada cliente tiene su maña, por eso les cuento la mía que trabajo como diseñadora, que a veces soy mandada y a veces me asusto con un ratón. Si tienen otra forma pueden hacer sus comentarios para que otros los lean. Ojalá les de alguna idea. En recursos para freelancers doy una lista más amplia de las herramientas necesarias para trabajar de esta forma. Ahora quiero enfocarme en tres que fueron claves al momento de concretar clientes en la ruta:

 

1. Plataformas de trabajo

Si o si vas a necesitar internet. Hay muchas, pero en mi caso uso Nubelo porque iba a estar viajando por América Latina y esta plataforma es de habla hispana y muchos de sus clientes son ibéricos que salen a buscar precio fuera de Europa. Hay otras plataformas en el mercado anglosajón que podría significarle una ventaja al latinoamericano, pero en ellas crece mucho la competencia con profesionales de origen Indio, Pakistaní o Chino. La elección de una plataforma va a depender de cada caso en particular y tampoco es necesario casarse con una, podés ir mechando. Lo que sí es muy importante es la reputación. No importa cuán lindo sea tu portfolio o detallado tu perfil; si después de un proyecto el cliente te deja un reproche o una mala puntuación es muy probable que tire abajo potenciales clientes. Es importante que tengas una comunicación fluida con tu cliente y que el trabajo esté bien pautado desde el principio. Sobre todo cuando uno se inicia y aún está armando su cartera de clientes.

No recomiendo para nada las plataformas que proponen el pago a la propuesta ganadora donde, por ejemplo, un cliente pide un logo y cada freelancer envía su propuesta gráfica con el objetivo de ser la ganadora del concurso. Es una forma espantosa de bastardear el trabajo de uno y denigrar la profesión.

 

2. Face to face

Ya sé que sos tímido, todos lo somos un poquito, pero animate!

Viajando se te van a presentar oportunidades todo el tiempo de dar a conocer tu talento. Cuando salí de viaje no estaba tan convencida de esto, pero así fue; el trabajo no para, se activa. Conocés mucha gente en el camino, crecen tus relaciones, crece tu confianza y es muy probable que te surjan propuestas cuando menos te las esperás (además no siempre vas a tener internet para acotarte a las plataformas). Para eso es bueno estar preparado: tener siempre un portfolio o muestra de tu trabajo a mano que pueda verse offline (puede ser impreso), algunas tarjetas de presentación o lo que te permita dejar tu contacto de forma profesional (yo opté por viajar con un sello porque me resultaba más liviano y más práctico), y siempre estar predispuesto al intercambio porque muchas veces más que dinero vamos a necesitar otras cosas.

work hard & be nice to people

Cuando llegamos a Pipa, en la costa nordeste de Brasil, lo único que queríamos hacer era surfear y lo único que necesitábamos eran un par de tablas. Como no íbamos a estar mucho tiempo, buscar un proyecto nuevo para cobrar el adelanto para poder después comprar las tablas nos parecía todo un trámite, además no había mucho ánimo de estar en la compu con semejante playa delante de nuestras narices. Se nos ocurrió ponernos en contacto directamente con el mejor shaper de Pipa (Daniel Albuquerque) y hacer un listado de servicios que podíamos ofrecerle y que podían llegar a interesarle: murales, página web, nuevos diseños para sus tablas. Fuimos muy decididos a hacer un intercambio aunque no sabíamos su respuesta y sentíamos un poco de vergüenza de proponer un trueque. Tenemos atornillada la idea de que si no es con dinero no se vale. Nos animamos porque otros viajeros ya nos habían contado historias increíbles y porque, en definitiva, con intentar no se pierde nada.
Fuimos muy educados y bien peinaditos. De entrada le dijimos a que nos dedicamos y que queríamos dos tablas de surf pero que si bien no contábamos con efectivo estábamos interesados en ofrecerle un intercambio por nuestros servicios.  Nos dio el sí super rápido y volvimos a casa ligerito porque pensábamos que se iba a arrepentir.

Creo que viajar tiene que complementar nuestro talento, potenciar nuestra creatividad y hacer llegar a otros lugares del mundo nuestra huella (fahhh!) y no siempre es dinero lo que necesitamos a cambio. Tengamos los ojos bien abiertos a nuevas posibilidades, porque sino ¿para qué tanto viaje no?

 

3. Indirectamente o por auto-promoción

Esta es la más peculiar para mí, es como una caja de pandora: nunca sabés que va a salir. Lo que subís a internet no te genera ganancias de forma directa pero si indirectamente.
En mi caso tengo una web y un portfolio en la plataforma Behance que tiene más alcance. En ellas muestro mis diseños y si alguien está interesado en lo que hago se contactará conmigo; también escribo en este blog donde cuento experiencias para compartir que a su vez  tiene una page enFacebook.
Muchas personas se enteran que estamos por pasar por X lugar y te invitan a una charla dónde conocés más personas, o a su casa para que te quedes esos días y así toda una cadena de favores.  El objetivo no es ganar plata o clientes de forma directa, sino dar a conocer lo que uno hace y abrirse a las oportunidades.Después el resto se da solo.

 

¿Cómo hacés para cobrar?

P1070460

Electrónicamente hablando, te pueden hacer un depósito/transferencia en una cuenta bancaria, que es la forma más tradicional (muchos de mis clientes solo trabajan de esa forma),o pueden optar por un método más 3.0 como el combo PayPal + Payoneer. Sin entrar en tecnicismos, les explico cómo funcionan: Paypal es como una cuenta bancaria virtual y Payoneer una tarjeta de débito recargable. Este combo te permite convertir ese dinero virtual en dinero tangible, fresquito, recién salido del cajero.

En Paypal los clientes te pueden pagar con tarjeta de crédito o con su propia cuenta de paypal desde cualquier lugar del mundo.  Este dinero lo podés usar en internet para comprar productos o servicios que se vendan en internet, y que se manejen con este método de pago, o podés enviarlo a la tarjeta Payoneer para convertilo en billetes que vas a necesitar para comprarte chicles.

Una ventaja de la Payoneer sobre otras tarjetas recargables es que está muy bien posicionada en el mundo freelance. Es por esto que la mayoría de las plataformas de trabajo hoy día brindan la opción de recibir tus cobros directamente en tu tarjeta.

 

¿Necesitas mucho dinero para mantenerte?

Depende de cada uno y también depende del destino que elijas. En algunos lugares mis ingresos duraron menos que en otros y no necesariamente eran en otro país sino que eran sitios más turísticos y por ende más costosos; otros dónde trabajar por internet se me hizo muy difícil –cómo el Amazonas– y hasta que le encontré la vuelta tuve que vivir con muy poco pero paradojicamente también fue uno de los lugares dónde menos opciones de consumo había y mejor la pasé.

Fuera de las variables individuales y de la localización, mi experiencia como nómada es que necesité menos plata que viviendo de forma sedentaria. Rara vez generás gastos fijos, no podés comprarte todo lo que quisieras simplemente porque después los tenés que cargar, desaparecen los gastos superfluos que son miles y no nos damos cuenta. Y aunque a veces duele (en Bolivia me hubiese comprado mil artesanías textiles) es una práctica que me sirvió para desprenderme de lo material, no tanto por lo espiritual sino porque no me quedaba otra, y la verdad es que ahora disfruto de necesitar menos. Tener la certeza que podemos no consumir cuando nos quieren convencer de lo contrario es un alivio.

fight-club

“Compramos cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos, para impresionar a personas que no nos gustan.”

 

 

A continuación algunas sugerencias que te pueden servir o no, pero a mí me hubiera gustado saberlas de antemano.

 

Ser freelance demanda tiempo y si estás viajando puede que lo hagas más lento.

Cuando viajás siendo freelance lo hacés trabajando, no estás de vacaciones. Por más que se nos caigan las lágrimas cuando nuestros amigos salen para hacer la excursión a las ruinas o al mirador, hacete a la idea de que vos estás en actividad laboral. Lo importante en este caso es equilibrar los compromisos y el tiempo libre que queremos disponer, manejarlos con flexibilidad pero de forma programada para no incurrir en faltas.

En nuestro caso, cuando vamos a movernos de un lugar a otro, buscamos hacerlo días no laborales, o si sé que voy a estar ocupada recorriendo una nueva ciudad, no tomo muchos proyectos para esa semana. También por estar con mucho trabajo nos quedamos más de lo que teníamos planeado en un lugar dónde pensábamos estar solo de paso.

 

Internet no es Dios y no está en todos lados (guárda dónde te metés).

379325_130966897068636_499087268_n

Cuando viajo a un lugar que no es una ciudad o un pueblo con infraestructura en telecomunicaciones (80% de los casos) prefiero hacerlo con los proyectos cerrados porque nunca tengo la certeza de que haya señal (por lo menos en América Latina).

Cuando cruzamos el Amazonas de punta a punta las veces que conseguimos internet fueron contadas. Fue cerca de Manaos que decidimos comprarnos un modem USB con un plan prepago de internet que nunca funcionó del todo bien. Sé que hay unos módems mucho más power, de esos que te subís al Himalaya y hacés una video conferencia, pero son medio caros. Entonces, ¿qué se hace?

 

Ante la dificultad: Creatividad

Cómo decía, cuando estás en movimiento estás abierto a nuevas oportunidades pero también a nuevas dificultades que son oportunidades disfrazadas de cuco. Entonces, no nos asustemos ni nos desesperemos. Si no hay internet puede que sea el momento para desempolvar aquello que siempre te gustó hacer y nunca tuviste tiempo.

Viajar definitivamente nos ayuda a reencontrarnos con nosotros mismos, a conocernos mejor y a descubrir cosas que no pensamos que éramos capaces de hacer. Me acuerdo que conocí a un abogado de São Pablo que cuando salió de viaje no solo descubrió que no quería dedicarse más a la abogacía sino que cuando nos encontramos hacía años que se dedicaba a elaborar –en un taller que parecía de alquimia– productos de cosmética natural con aceites esenciales de la amazonía. Eran excelentes y se vendían muy bien. Su emprendimiento ya estaba en una etapa avanzada (estaba por exportar y daba seminarios) y surgió de una preocupación que él tenía por la salud y el uso de productos industriales en el cuerpo. Fué durante el viaje que desarrollóla idea, el proyecto y finalmente el emprendimiento.

 

No se trata de que te paguen mejor la hora sino de demostrar tu talento

Este consejo me lo regalaron y decía algo así: “No busques hacer valer más tu hora de trabajo, siempre va a haber algún chino que lo haga más barato. Agregarle valor a lo que ofrecés, encontrá la forma de mostrar tu talento, de dar a conocer al mundo eso que sólo vos hacés y que otros no pueden.” Y aunque eso tampoco es fácil de descubrir y perfeccionar, viajar te da una mano enorme.

Más que decidir nuestra vocación y pensar en lo que nos hará “felices” usando el sentido común, quizá debamos dejar que la vocación ocurra y en ella la manifestación de nuestra alma.

😀

Anuncios

2 comentarios en “Consejos para hacer un viaje largo como freelance.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s