5 consejos de 2 principiantes

Uyuni - Bolivia

Debo ser la persona más dispersa que conozco, empiezo veinte artículos y termino uno, una cosa quiero contar y se me diversifica en borradores que se multiplican como las escobas de la película Fantasía. Por eso estamos silenciosos, hace tiempo que no posteo nada y no porque no escriba, sino porque no me decido qué postear. Pero finalmente llegó una fecha para celebrar (y también se me pasó) Cumplimos 6 meses desde que iniciamos nuestro viaje. Es este medio año nos pasaron más cosas que en los últimos de sedentarios, tuvimos que ir aprendiendo de cada situación nueva y fuimos incorporamos hábitos que nos hicieron las cosas más simples. En un intento desmesurado para poder decidirme entre las cindo más importantes salió esto.

Nos convertimos en nuestras abuelitas.

¿Llevas el abrigo? ¿Te pusiste protector? Los documentos ¿los guardaste bien-BIEN? ¿Seguro? Revisa otra vez por las dudas. Hay dos cosas que te pueden hacer pasar un mal momento: perder los documentos y enfermarte. Una conjuntivitis nos agarro en San Juan y nos dimos cuenta de lo vulnerables que podemos ser. “Heee pero que blanditos” dirán algunos, “si es solo un pegoteo de ojos” ¡Ojalá! Fue una pandemia, en la posada éramos 9 y 7 fuimos a visitar al oftalmólogo que no podía creer lo que sus ojos sí podían ver. En las cenas parecíamos el equipo de CQC y trabajar esos días fue prácticamente imposible. Cuando pensábamos que estábamos curados, la arenilla volvía. Por suerte estábamos en la posada de un amigo y en familia. Había 2 médicos y 2 instrumentistas. Si nos teníamos que enfermar, ese era el lugar indicado. A partir de ahí, sumo cuidado con todo lo que puede dejarte de cama (más si no va a ser tu cama).

Enfermarse estando de viaje

Posta Huayra

A pesar de la conjuntivitis, Cecilia no paró de hacer platos deliciosos. Creo que eso fue lo que nos curó.

Hospital de Rodeo

Hospital de Rodeo

Dentro de la Argentina podés prescindir del seguro médico porque hay un sistema de salud pública que te provee desde la atención hasta los medicamentos, pero en otros países no tener seguro puede ser un problemón o un presupuesto.
Purmamarca - Jujuy

Purmamarca – Jujuy

Hay ideas que pueden no ser muy buenas, acá sin darme cuenta subí en 5 minutos lo que tarde en bajar media hora. Casi me rompo el alma (una vez más)

Las cosas pasan por algo (karma-Dharma).

A San Luis, precisamente Merlo llegamos en Semana Santa por la tarde. En unas pocas horas estaba por oscurecer. Todos los hospedajes estaban completos, desde la habitación más cara del hotel hasta la última parcela del camping. Tampoco habíamos conseguido Couch-Surfing y a Gustavo le empezaba a dar hambre (eso significa para mí lo mismo que para él que me esté por venir) “Mi mochila no es impermeable, si llueve estoy frito” me dice. Fuimos decididos a la terminal de micros para que alguno nos lleve a Mendoza y así por lo menos dormir arriba de uno. Esperamos hasta la medianoche a que llegue el micro salvador y para mala-buena suerte de nosotros el chófer no nos quiere vender los pasajes (la boletería nunca abrió). Encaro la única cafetería abierta para que me roben a 4 manos en la compra de un pebete “Comamos, yo preparo unos mates y esto se pasa rápido” le digo, intentando sin fé ponerle buena cara a lo que parecía ser un homeless-tour. Mientras cebo los primeros mates noto que además de nosotros hay en la terminal un mochilero de temple sereno al que se le dibujaba un mueca a lo Gioconda ¿y este de que se ríe? En el fondo un par de chicas que viajaban juntas y una mujer con su hijo de unos 20 años también intentaban matar el tiempo. Bueno, por lo menos no estamos solos, no es taaaan grave. En ese instante un trueno corta el aire, se derrumba el cielo y empiezan a llover rolitos, me arrimo a Gus cuando se corta la luz. La terminal era un laaargo pasillo que se coronaba con una puerta hospitalaria de esas que son dobles y de vidrio. “Típica situación zombie” no podía dejar de imaginar que detrás de esa puerta había una masa de cadáveres queriendo entrar y antes de que me desmaye del miedo vuelve la gloriosa luz. Todos los “hospedados” estaban con la misma cara de terror y ganas de agruparse. El de la sonrisa misteriosa rompe el hielo: “Hola, soy Nacho, ustedes?” Así se dio comienzo a lo que sería una encantadora velada entre mates, historias y consejos. La noche se desenvolvió en una especie de fogón donde a Gus le regalaron el cobertor de mochila para la lluvia que le estaba faltando, hicimos amigos y nos dieron un curso acelerado de mochileros. Por la mañana el único hostel de todo Merlo nos confirma que a las once tenía dos camas disponibles. Llegamos, nos bañamos y dormimos toda la tarde como angelitos.

En algún lugar de Catamarca

Aunque no llueva, él y su cobertor son inseparables.

Sentirse como en casa.

Nos han hospedado muchas familias en estos meses. Amigas, de Couch-Surfing o simplemente personas que conocimos el mismo día y nos ofrecieron un lugarcito en su casa. Estando de viaje nos dimos cuenta, por más que seamos dos, que se extraña mucho el calor de la familia. Los chistes internos, sentarse en una mesa donde los comensales hablen todo el mismo idioma, los consejos paternales, los mimos maternales, los cuidados de la abuela y las charlas que solo se dan entre hermanos. Por suerte nos han adoptado varias veces y no hay lugar para la nostalgia. Cuando pasas meses fuera y no sabés bien cuando es que vas a regresar, me animo a decir que lo más importante es encontrar ese calor para poder continuar viaje, es lo más enriquecedor que nos tocó vivir y de todo lo que hemos hecho lo único que nunca vamos a olvidar. A todas ellas un gracias inmenso y un abrazo eterno.

Rodeo - San Juan

Rodeo – San Juan

En Posta Huayra todos nos trataron como reyes. Cecilia llegó a ser madre, amiga, compañera y confidente. Los desayunos, al igual que en casa, duraban horas mientras tratábamos de ver que más podíamos hacer para aliviar la conjuntivitis (creo que probamos de todo) tomábamos mate, charlábamos de la vida y planeábamos que podíamos cocinar de rico.

Chilecito - La Rioja

Chilecito – La Rioja

Nos conocimos en Merlo y nos dijeron –Si pasan por la Rioja vengan para casa- y hacia allá fuimos. De repente, tenía una hermanita que postergaba la tarea y me contaba cada detalle de su amor imposible (Justin B) y su mamá nos deleitaba con sus milanesas hechas en aceite de oliva (nunca las vamos a olvidar, nunca) me mostraba como trabajaba la cerámica y juntos tratábamos de entender la historia del cable carril en la Rioja mechando unos mates con galletitas.

Belén - Catamarca

Belén – Catamarca

Cuando flaquean las fuerzas enseguida empiezo a pensar ¿ y si todos tenían razón? ¿Si de verdad la gente es mala, egoísta y busca aprovecharse de uno? ¿y si nos quedamos solos y desamparados? Es en ese momento que sucede algo que me dice que no me dé manija, que siga confiando que todo va a salir bien.  Llegamos a Belén (la ciudad del poncho) el mismo día que pasaba el Dakar, y fuimos derechito a visitar a las Arañitas Hilanderas una cooperativa modelo de tejido donde conocimos a Nora. Nos quedamos horas hablando del funcionamiento y la importancia que tenía este espacio en la comunidad. También nos enseñó cómo se limpia, hila, tiñe y teje la lana. Contentísima con todo lo que habíamos aprendido nos despedimos, pero antes de irnos Nora nos dá su teléfono por cualquier cosa, casi adivinado lo que nos iba a pasar y por segunda vez nos quedamos sin ningún lugar de hospedaje dado que el Dakar lo había copado todo. Casi sin pensarlo, llamo a Nora y le cuento de nuestra situación preguntándole si en la cooperativa no podían hacernos un lugarcito. –¿Están locos? Vénganse para casa que hice un guisito– Conocimos a su familia y charlamos hasta la madrugada, lo que nos reímos esa noche nos dejó con los cachetes duros.

Campo Quijano - Salta

Campo Quijano – Salta

Aunque parezca una versión contemporánea, esto no es la última cena, sino el comienzo de muchos almuerzos compartidos. Cuando estuvimos en Campo Quijano (Salta) hicieron los días más friiiiios de mi vida. Eso no fue problema alguno para la familia de auto-adoptados que conformábamos porque con los Chinchelas (cóctel de extraña procedencia) le dábamos calor a la casa que era una heladera. 

Tilcara - Jujuy

Tilcara – Jujuy

Con Naty, Ignacio y Camilo nos conocimos a través de Couch- Surfing. Si no fuera por ellos, nunca hubiéramos estado en una asamblea para defender a Tilcara de la explotación minera, ni hubiéramos conocido los beneficios de un parto fisiológico, ni aprendido tanto sobre la permacultura.  Nos demostraron una vez más que la hospitalidad humana es más fuerte que las “diferencias” o la “maldad” que nos quieren hacer creer que abunda en las afueras de nuestro metro cuadrado conocido.

De indicaciones y otros demonios. El mapa como un gran aliado.

-Buen día señora ¿sabe dónde queda el mercado? -Aí arribita pues, recto, recto aquí y aí, aí ve? le doblas hasta aísito nomás iiiyá. – Haaa, graciasss. Le digo y me pregunto qué corno me quiso decir. A veces no solo es el léxico el problema, la mayoría de las veces sucede que preguntamos cómo llegar a un lado y de tres personas obtenemos cuatro respuestas diferentes. O lo que para uno es cerca para otros es lejísimos, la relatividad de la propia experiencia es un hecho. Por eso, particularmente detesto andar con un mapa abierto que delate mi condición de visitante, pero es muy útil y he aprendido a maniobrarlo con discreción o en lugares más prudentes que en medio de la vereda. Por lo general me siento en algún banco de plaza o café para orientarme y luego continúo con mi camino.

Camino a San Isidro - Jujuy

Camino a San Isidro – Jujuy

Cuando logramos alcanzarlos, nos dijeron que nos habíamos pasado apenitas de nuestro camino. Horita, horita y media…

Planes Cero.

Esta última la incorporamos hace poco pero vale por el resto del viaje. Las inclemencias del tiempo, un pueblito que queremos recorrer por más tiempo, buses que salen otro día, charlas inagotables con personas que cautivan y te invitan a quedarte unos días más… son algunos de los muchos motivos por los cuales NUNCA cumplimos con lo planeado. Cuando vivía en Buenos Aires me la pasaba planificando cosas. Incluso implementé el kanban-flow para mis actividades hogareñas. Qué lejos me siento de todo eso y cuanto placer me da decir que el gran plan es que no hay plan alguno, solo un rumbo. Ahora solo decimos que vamos subiendo y en definitiva ¿cuál es el apuro, no? Absolutamente ninguno, de hecho nos gusta pasar tiempo en los lugares a los que llegamos, aprendernos los carnavalitos, ir a las peñas y degustar cada empanada para encontrar “la mejor”, conocer todos los museos aunque estos estén en un rincón apartado de una biblioteca, aprender de la historia de cada provincia, sus problemáticas y su horario de siesta.

La Quiaca – Jujuy

Te sientes adentro o afuera, acá ya sabés como vas a terminar.

Mercado de Tilcara

Mercado de Tilcara

No hay que dormirse con el mercado porque te cierra a la una, pero lo que comes no está congelado.

Mercado de Potosí

Mercado de Potosí

Para masticar, para hacerte un mate o un té. Para el dolor de panza o por si te falta calcio, para el soroche y para pasar la noche. En el buena parte del NOA y en toda Bolivia las hojitas de coca son la vedette del mercado.

Potosí -  Bolivia

Potosí – Bolivia

¿After-oficce dijiste? En Potosí a la salida del trabajo se llenan las calles de tortas.

Tortas Potosinas

Tortas Potosinas

Y que tortas! por solo 20 Bolivianos.

Anuncios

5 comentarios en “5 consejos de 2 principiantes

  1. Te quiero mucho Azul!

    Arq. Vctor Santiago Prado & Asociados Av. los arrayanes s/n Lago Puelo Chubut CP u9211ada Mov 02944-15669842

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s