Motivos por los que nunca olvidaremos Chile

Cerca de un mes estuvimos recorriendo Chile y en ese tiempo pudimos aprender cosas básicas como la importancia de CONSERVAR el papelito que te dan en la frontera para poder salir sin pagar una multa y además descubrir algunas razones por las que no olvidaremos a este vecino amigo.

Valparaiso edificios

1 . Porque llegar a Santiago de Chile, de noche, por el paso de los Libertadores atravesando “los caracoles” en reparación! con un solo carril habilitado. Fue una de las experiencias más vertiginosas de mi vida. José, el camionero que nos llevó, cada vez que me veía inclinarme a un costado para hacer contrapeso (como si eso modificara la gravedad del Mack y evitase una caída fatal ) moría de risa.

Los Caracoles - Paso de los Libertadores

¡32 curvas antes de ver una recta!

Atenta en el camino de la muerte.

2. Porque Valparaíso me recuerda mucho a una película animada que se llama: The Triplets of Belleville. Por su aire ruinoso, calles laberínticas y casas que no se guían por ninguna escuadra. Nace en el mar y crece hacia los cerros, las casas se van acomodando como y donde pueden, de forma orgánica y sin seguir ningún orden aparente. Los días que la caminé me desorienté mil veces. Algunos que me conocen dirán que eso no es mérito de Valparaíso… es verdad, pero ey! En esta ciudad no te perdés, podés estar desorientado, pero nunca perdido, porque basta mirar al mar para entender donde es que uno está parado. Está repleta de subidas, bajadas y nunca sabes que hay en la próxima esquina. Los lugares aparecen de repente sin que los busques. Para mi la mejor forma de recorrer Valparaíso es sin mapa (porque igual no lo entendía), dejarse perder para disfrutarla.

Valparaíso ciudad

Desordenada y colorida…

Llena de detalles…

Ecléctica y convergente, Valparaíso es única.

3. Porque el puerto de “Valpo” mira de frente su mar en vez de darle la espalda, y se nota. Se refleja en sus porteños que lo viven, soñadores, valientes y alegres.
Al puerto llegan viajeros que se enamoran de esta ciudad, la toman como suya, pero así como los amantes infieles, al poco tiempo parten a otros destinos. Una amiga me dijo que Valparaíso no tiene población fija, porque siempre se están yendo. Son todos pati-perro como dicen por ahí. Es que se respira puerto, se respira viaje, se respira libertad.

Las gaviotas musicalizan las caminatas.

Nunca dejé de pensar en la posibilidad de uno ¡Nunca!

4. Porque los días que pasamos por Valparaíso aprendimos que hay muchísimas formas de viajar. Nos hospedaron un grupo de estudiantes que vivían en un piso compartido… Compartido con 5 franceses, 1 mexicana, 2 alemanes, 5 chilenos, y nosotros dos (argentinos). Dormíamos en el living como un tetris. La casa podía ser perfectamente una torre de Babel. Se escuchaban lenguas mezcladas, un surtido de acentos y pronunciaciones diferentes, pero todos nos entendíamos.
La convivencia estaba perfectamente aceitada por nuestro anfitrión JersonCouchsurfer de gran trayectoria que estaba preparando también su viaje por América, al son de sus burbujas gigantes.

Una cena de otros mundos.

Esta foto me la sacó un amigo que extraño.

5. Porque cuando llegamos al Valle del Elqui, conocí el cielo más espectacular que vi en mi vida, se ve, no solo la galaxia entera con todas sus estrellas, sino también, bolsones negros en la vía láctea que son las zonas más frías del universo (cuando me lo dijeron, no pude dejar de sentirme helada) y lluvia de estrellas fugaces, si si, no una ni dos, muchas estrellas que caen a la vez para que los indecisos como Gus, también tengan su oportunidad de pedir un deseo.

El valle de Elqui, es un lugar idóneo para observar las estrellas gracias a limpieza incomparable de sus cielos.

6. Porque nunca encontramos hospedaje tan rápido. Ni bien nos bajamos en Vicuña, hicimos media cuadra y una mercader del turismos nos encara. Evidentemente las mochilas nos delataban. Esta persona nos envío a lo de su primo, Caco, quien sin dudarlo y al instante nos invitó a pasar la noche con su familia y abrió las puertas de su casa. Nunca nos quiso cobrar porque ellos también eran viajeros. Capo – Caco

7. Porque las amistades de una noche pueden ser para toda la vida. Durante nuestra breve estadía en Santiago conocimos a Diego peruano, latino, habla hispana. Pero-no-sé-por-qué, será por tanto hostel, tanto intercambio cultural, o tanto ir y venir de Terremotos que Diego y Gus no paraban de gritarse ¡We love you men!

La Piojera es un bar muy famoso por el trago “Terremoto” – Aquí tenemos a Gusti sufriendo de uno.

Una pequeña indicación del Bar “La Piojera”.

Por todo esto y mucho más
¡Gracias Chile!

Anuncios

Un comentario en “Motivos por los que nunca olvidaremos Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s