De Sedentario a Nómada.

Darse las vacunas (Hepatitis A, B, Tétanos, Fiebre Amarilla), contratar el seguro médico, buscar la tarjeta ISIC, tramitar y recibir en menos de 15 días una tarjeta de crédito internacional, entre un sinfín de cosas más.
Mientras hacíamos esto coordinábamos con los compradores de Mercado Libre la entrega de lo que se iba vendiendo: heladera, lavarropas, colchón, libros, todo. Nos decicimos de absolutamente todo, entregamos el departamento limpio y lo que no podíamos cargar en nuestras mochilas era canjeado por algunos pesos. Nuestra casa se convirtió en un local que sin ser a la calle, recibía más compradores que la boletería de un cine en pleno estreno. Las personas entraban y salían, los vecinos curiosos nos preguntaban si nos estábamos mudando en cuotas, otros nos miraban con sospecha, los más amables nos preguntaban cuales eran nuestros planes y luego nos deseaban suerte. Todo esto mientras seguíamos o intentábamos trabajar en casa. Fué una de las semanas menos productivas que tuvimos. Cuando vendimos el escritorio nos fuimos a trabajar a la cafetería de enfrente y algunos días íbamos a la casa de los padres de Gus.

Departamento en Venta

Trabajar así fue todo un desafío.

Las noches estaban reservadas para visitar a la familia y amigos e ir despidiéndonos de ellos. Todos aprovecharon para desearnos un buen viaje y algunos listarnos todas las precauciones que deberíamos tener. No coman nada raro, que les cocinen todo en sus narices, no tomen bebidas con hielo, coman enlatados, el agua SIEMPRE mineral, los documentos siempre con ustedes, la plata siempre encima, que no le metan nada en la mochila, no confíen en nadie, que no les metan droga en los aeropuertos, ojo en la frontera, ojo en los otros países, ojo en las otras provincias, no vallan a México ahí los matan de una, no vallan a Chile odian a los argentinos, no vallan a Venezuela la inseguridad es terrible, no vallan a Colombia que los van a rellenar de cocaína como pavo de navidad, sean precavidos, sean cuidadosos, OJO, CUIDADO, NO!

Realmente fue muy difícil para mí no asustarme con tantas precauciones. Leyendo a otros viajeros, todos coincidían en que no solo los familiares sino los mismos habitantes de otros lugares sufrían del mismo mal: “el miedo a lo desconocido”.
Juan Villarino, relata sobre uno de sus viajes por el eje del mal (Irak, Irán y Afganistán) que en cada uno de estos países, los habitantes le decían que el vecino era peor y sentía que iba empujando el infierno con sus manos en cada frontera, porque ni bien cruzaba las mismas se encontraba con todo lo contrario y lo único que recibía era hospitalidad.

Para nosotros que queremos conocer no hay opción, hay que animarse, confiar en uno mismo y salir a descubrir que es eso que los noticieros llaman mundo.

Fin de la Prohibicion

Encontramos el camino. San Javier, Córdoba.

Anuncios

2 comentarios en “De Sedentario a Nómada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s